jueves, 2 de julio de 2009

Epiléptico: La Ascensión del Gran Mal - Autobiografía sin omisiones

www.comicdigital.com

Epiléptico: La Ascensión del Gran Mal
Francia
Guionista:David B.
Dibujante:David B.
Editorial:Sins Entido
376 páginas
La obra de David B. es poesía de la experiencia. También es experimento visual. Realidad y ficción en viñetas ¿Ilustraciones narradas? Recuerdos, sueños y libros de Historia. Síntomas, juegos de niños y soledad. Todo eso y mucho más.
Epiléptico, editado por Sins Entido, recopila en un solo tomo los seis volúmenes que componen La Ascensión del Gran Mal, un cuento autobiográfico, una apertura en canal en la que Pierre François (alias David B.) ofrece al amable lector su experiencia vital y su crecimiento como autor de cómic en contraste con la enfermedad de su hermano, ese gran mal al que hace referencia el título de la obra. Tal y como apunta su hermana Florence en el prefacio - “Tras todas nuestras epopeyas, me he convertido en personaje de historieta y maestra de escuela. A veces me cruzo con niños que se nos parecen”- este cómic es ficción, pero también es realidad.

Dicen de la autobiografía que está compuesta de omisiones pero, en este caso, los huecos entre las palabras se llenan de degradados, formas y sombras. Un estilo el de David B. que precede al de Marjane Sartrapi, tanto en el dibujo como en el tono confesional de sus experiencias vitales, aunque más arriesgado y experimental, capaz de emular estilos primitivos o expresionistas, pero siempre con un objetivo comunicativo y un sentido narrativo preciso y lacerante. Porque las imágenes de David B. se te entierran en la corteza cerebral, en blanco y negro, como si se tratara de un mal viaje, y no te abandonan.

Epiléptico. La ascensión del gran mal es la prueba de que las mutaciones existen, sobre todo las que relacionan autor y creación. Pierre François exhibe esta transformación a lo largo de casi cuatrocientas páginas donde vemos como, a la vez que se desarrolla la enfermedad de su hermano mayor, el genio del autor va despertando hasta, finalmente, convertirse en David B. Imagen de marca aparte, esta obra no deja de ser un viaje iniciático, un cuento que narra la búsqueda del sentido vital de su protagonista, apoyado por secundarios fantasmales, oníricos, casi residuales, y reconstrucciones valientes y tiernas, matizadas a golpe de pincel. Como la vida misma.

3 comentarios:

yoly dijo...

Buenisimo! te agradesco que escribieras esto porque es ideal para que lo lean algunas personas.
besos

yoly dijo...

¡Feliz día de la amistad! nuestros mejores deseos para con ustedes
Cari y Yoly

yoly dijo...

Hola querida! pase a saludarte e invitarte a pasar por mi blog a buscar un premio para ti.
Besos

VISITAS